CEREZAS
img
img
img
img
EL CONSEJO   |    HISTORIA
HISTORIA
Histórico

Las cerezas son, junto a otras frutas y hortalizas, uno de los cultivos tradicionales en los suelos alicantinos y valencianos, cultivadas en muchas ocasiones en explotaciones familiares, y que ha proporcionado desde antiguo este producto a las industrias Plantas de Envasado de la zona, para su comercialización. Este árbol fue introducido por los romanos quienes seleccionaron y mejoraron su cultivo, alcanzando su máximo desarrollo, en esta zona, en la época árabe. 

Condiciones de cultivo

La siembra se realiza sobre los patrones mejor adaptados a las condiciones de suelo.

Laboreo, Poda y Recolección

Normalmente se dan tres o cuatro labores, siendo la primera y más profunda, a finales de otoño y posteriormente en el transcurso de la vegetación se dan dos o tres pases de rotovator.

La conducción se realiza bien en vaso o en palmeta.

La poda es ligera en árboles de producción, limitándose a aclareos y despuntes. En árboles jóvenes se tiende a formarles mediante supresión de ramas y despunte para obligarlos a ramificar.

La recolección consiste en la recogida del fruto directamente del árbol, cuando el grado de madurez es el adecuado.

Natural
Orografía
La zona de producción es una de las de mayor relieve montañoso de la Comunidad Valenciana, perteneciendo a la estribaciones de la subunidad Prebética, con un relieve típicamente estructural, con alternancia de estructuras anticlinales y sinclinales.
Suelo
Destacan las calizas cretácicas en las montañas mientras que en los valles predominan las margas. Los suelos de esta comarca se caracterizan por el elevado contenido en carbonato cálcico y la escasez en materia orgánica.
Clima
El clima es mediterráneo templado, con temperaturas más frías y con mayor número de precipitaciones que el resto de la provincia.
La temperatura media anual oscila entre los 13 y 15’5 ºC., con una precipitación media anual de 350-650 mm.
Hidrografía
Los principales ríos que atraviesan la comarca son el río Serpis o Alcoy y el Girona. EL primero nace de la confluencia de numerosas fuentes de las sierras de Mariola y la del Carrascal; recibe por la derecha, como afluentes, al río Gorga y al Penáguila, y por la izquierda al río Agres. El segundo nace en la sierra de Llombay , atraviesa los valles de Alcalá, Ebo y Laguart, desembocando en el mar Mediterráneo.